martes, 15 de noviembre de 2011

Torta de queso y frutillas



                Cuando el calor aprieta uno trata, afanosamente, de estar el mínimo de tiempo en la cocina. La ventaja de estas fórmulas es que, prácticamente, no llevan cocción. A lo sumo, un par de minutos suficientes como para espesar una crema sin que llegue a hervir… (¿usted cree?...) ¡Cuántas veces el hombre emplea los argumentos más disparatados, no tanto para convencer a los demás, como para convencerse a sí mismos!”… (Aurelio Ras) ¡Glup!


·         Torta de queso y frutillas

INGREDIENTES

Pionono, 1 (por supuesto que comprado…)
Gelatina en polvo, sin sabor, 2 cucharadas
Agua fría, ¼ de taza
Huevos, 3
Sal, un poquito
Leche, 3 cucharadas
Ricotta, 400 gramos
Agua caliente, 3 cucharadas
Azúcar, 2/3 de taza y cantidad extra
Ralladura y jugo de 1 limón gordo
Crema batida espesa, 200 gramos
Frutillas, ½ kilo

VARIOS

Gelatina en polvo sin sabor, 1 cucharada
Agua, ¼ de taza
Crema chantillí, 3 cucharadas gordas

PREPARACIÓN

1.       Forre una fuente rectangular de 28 cm por 18 cm aproximadamente con papel impermeable.
2.       Recorte el pionono en dos rectángulos de iguales medidas (28 x 18).
3.       Forre con un rectángulo de pionono el fondo del molde.
4.       Lave muy bien las frutillas, escúrralas, quíteles el cabito, pártalas por la mitad, póngalas en un bol y espolvoréelas con 3 cucharadas de azúcar extra.
5.       Remoje la gelatina en el ¼ de taza de agua fría y disuélvala en las 3 cucharadas de agua caliente.
6.       Coloque en una cacerolita 1 huevo entero y 2 yemas (reserve las claras), el azúcar, la sal y la leche. Bata bien.
7.       Revuelva constantemente sobre el fuego hasta que la mezcla espese pero sin que llegue a hervir (si hierve, se corta).
8.       Retire e incorpórele enseguida la gelatina. Mezcle bien.
9.       Únale la ricotta previamente tamizada.
10.   Mézclele la ralladura y el jugo de limón.
11.   Bata las dos claras sobrantes a punto de nieve y mézcleles suavemente la crema de leche batida espesa.
12.   Una esta espuma con la mezcla de ricotta.


TERMINACIÓN
(¡Era hora!…)


1.       Escurra las mitades de frutillas y distribúyalas sobre la base de pionono que está en el molde (no se tome el juguito: ¡resérvelo!).
2.       Vierta cuidadosamente sobre ellas la crema preparada. Alise prolijamente la superficie.
3.       Coloque el molde en la heladera hasta que esté “casi” firme.
4.       Cuando llegue al “casi”… tape la crema con otro rectángulo de pionono. Ahora sí: ¡olvídese del postre hasta que la tapa quede bien pegadita y el relleno esté bien firme.

ADORNO FINAL: (si tiene ganas de seguir trabajando…)

1.       Remoje la cucharada de gelatina en el ¼ de taza de agua fría, disuélvala a baño de María.
2.       Cuele el jugo donde se maceraron las frutillas y mézclele la gelatina disuelta. Póngala en la heladera hasta que espese como miel liviana.
3.       Pinte con esta gelatina toda la superficie de la torta. Vuelva a poner el molde en la heladera hasta que esta gelatina de frutilla esté firme.
4.       Chorree la superficie de la torta irregularmente con crema chantillí puesta en cucurucho o manga de boquilla finita.
5.       Sirva la torta cortada en cuadrados, rectángulos… ¡o rombos! (¿qué tal anda en geometría?...) ¡Glup!