jueves, 10 de noviembre de 2011

Strudel de atún




¿Cambiamos de tema? Un sobre con masa de strudel estacionado en la heladera… ¡puede ponerla a salvo de cualquier hija casada que llegue de improviso a cenar! (¿Qué tal, Cecilia?). Entre la panza para no salpicarse con maicena, abra el paquete y desdoble cuidadosamente las dos hojas de masa. Coloque una sobre un repasador, píntela con aceite y, a 3 cm de uno de los bordes más chicos, coloque un cordón de atún escurrido; tape el atún con un cordón de salsita de tomates bien sabrosa y espesa; sobre el tomate: huevo duro picado o aceitunas, o morrones ¡y listo! Enrolle el strudel ayudándose con el repasador y deslícelo en una placa aceitada. Del mismo modo arme el otro strudel. Final feliz: ¡horno re-que-te-caliente hasta que empiece a crujir!