jueves, 3 de noviembre de 2011

Sherbet de limón al champagne





                Mientras el calor siga apretando siempre tendremos un buen pretexto para saborear helados. ¿La única condición para alcanzar el éxito? Tener bien a la vista los horarios de corte de luz, como para poder invitar diciendo: “Vení a comer helado entre las 11 y 1 de la madrugada”… No tenga miedo a los apagones. Diría Kempis: “La costumbre con la costumbre se vence…”

·         Sherbet de limón al champagne (receta preferida por Abel y Alan Giordano)

1)      Ponga en una cacerolita 4 tazas de agua (tamaño té) con 1 taza de azúcar (siempre use la misma taza para medir) y 1 cucharada panzona de fécula de maíz.
2)      Revuelva continuamente sobre el fuego hasta que hierva, la mezcla se opaque y resulte parecida a almidón cocido (¡puajjjjjjj!).
3)      Retire del fuego y, mientras está caliente, viértala sobre un merengue hecho con 1 clara          y 4 cucharadas de azúcar.
4)      Únale 1 taza de jugo de limón.
5)      Ponga a congelar.
6)      Cuando el helado esté duro, desmóldelo, pártalo en trozos y licúelo hasta que tome apariencia del helado de limón industrial.
7)      Vuelva a ponerlo en el congelador hasta que esté firme, pero no hecho piedra.

Para servir:

1)      Enfríe previamente copas antiguas de champagne (altas y anchas).
2)      Coloque en cada copa una bocha respetable del “sherbet” de limón (“helado de agua”… ¡bah!).
3)      Vierta en cada copa champagne Henri bien helado, hasta llegar a la cintura del sherbet. ¡Sirva enseguida antes que desaparezcan las burbujas!