domingo, 13 de noviembre de 2011

Supremas con salsa de champiñón


Quíteles la piel e indeseables a dos supremas de pollo pechugón, sazónelas con sal y pimienta negra y áselas sobre una plancha de hierro bien caliente, hasta dorarlas de ambos lados. Mientras tanto, ponga a hervir ½ kilo de tomates pelados y picadísimos, un morrón igualmente asado, pelado y cortado en cuadraditos, 2 cebollas picadas, 2 puerros en rodajitas, 1 cubito de caldo de verduras desmenuzado, 1 hoja de laurel y 1/3 de taza de vino blanco. Cuando la salsa esté espesita, agregue las supremas y ¼ kilo de champiñones frescos cortados en láminas verticales. Deje hervir tapado, hasta que los champiñones parezcan champiñones, ligue la salsa con 2 cucharadas de queso crema, mezcle, rectifique (o no) el sazonamiento y sirva con papas “allumette” cubiertas con leche y cocidas al horno… ¡hasta que parezcan papas fritas anémicas! (délas vuelta con espátula una vez durante la cocción). Ahora ponga los pies bien hundidos en su barrio, cierre los ojos, sueñe que está en La tour d’argent y exclame, con su mejor acento porteño o provinciano: “Yo he vivido porque he soñado mucho”… (Amado Nervo). ¡Glup!