miércoles, 9 de noviembre de 2011

¡Marche una “viborita de mazapán”, para la Sra. Ponce!



¡Pues ahí la encontré! Se llama: “venera” (que más bien querría significar: “vieira”) y se hace así: Procese ½ kilo de almendras peladas y sin la cascarita marrón, junto con igual cantidad de azúcar. Ponga entonces la mezcla sobre la mesa y líguelas con 2 yemas y 1 ó 2 claras (según las gallinas pertenezcan al Primer Mundo o al Tercero). La pasta no debe quedar ni dura ni blanda. Se amasa por partes en forma de churros gordos, se enroscan “a piacere”, se ponen en latas forradas con oblea, se pintan con yema y se colocan en horno moderado hasta que estén suavemente doradas, pero húmedas por dentro. Ya frías, puede decorarlas con glasé real y todos los chirimbolos que se le antojen.