miércoles, 8 de octubre de 2014

Alfajorcitos de chocolate








  1. ¡Cuántas veces habrás querido hallar una buena receta de alfajorcitos de chocolate! Pero no de esos que llevan chocolate por fuera, sino de los otros: que lo llevan en el alma (léase: tapas). Y habrás buscado en cuanto libro de cocina caía en tus manos. Pero en vano.
  2. Entonces le habrás hablado por teléfono a la gente que sabe: a tu tía, a la señora de al lado, a la del sexto piso. Nada.
  3. Quizá también le habrás rogado de rodillas al panadero de la cuadra de tu casa para que te diera la receta. ¡Peor!
  4. Pero alguien escribió una frase que nunca falla: “Cualquier cosa hecha con amor tiene que salir a las mil maravillas”. Y así es. Claro que, además de amor, tendrás que poner sobre la mesa…
  5. … 3 cucharadas de azúcar molida, 3 de cacao dulce, 100 gramos de margarina y 1 yema de huevo. Aplasta todo con un tenedor (y mucho amor) hasta que se haga una pasta igualita a la base de maquillaje que usa mamá. Entonces agrega una taza (tamaño desayuno) de harina mezclada con una cucharadita de polvo para hornear y trabaja con más amor todo con las manos hasta obtener una masa lisa y blanda.
  6. Luego estírala con el palote (y amor) y córtala en discos chiquitos con un cortapastas apropiado. (Puedes emplear un frasco vacío).
  7. Después, coloca los discos sobre una placa enmantecada y enharinada, ¡y ponlos un ratito en el horno (10 minutos) hasta que se cocinen sin dorar! Luego, déjalos enfriar.
  8. Finalmente, únelos de a dos con dulce de leche bien espeso. (Se puede hacer más duro espesándolo sobre el fuego con maicena: 2 cucharadas diluídas en apenas un poco de leche por cada ¼ de kilo. Mamá sabe…). Cuando convides a tus amigos, ¿sabes qué dirán?: ¡Qué amor!
Gracias, Omarcitus!