miércoles, 6 de agosto de 2014

¿SABE USTED COCINAR ESPINACAS?


Lin Yutang, en uno de sus libros, dedica un párrafo especial para criticar la forma en que los occidentales cocinamos las espinacas. (Por supuesto: mucho antes de que la cocina oriental nos invadiera…) Él criticaba la costumbre de cocinarlas por hervido y transformarlas así en una papilla “indeseable”, de aspecto poco tentador para el comensal.
No hay duda de que la cocina oriental domina el arte de cocinarlas. Abra usted, por ejemplo, cualquier libro de comidas chinas y enseguida descubrirá el secreto: luego de lavar bien las hojas de las espinacas, ellos las cocinan salteándolas rápidamente en un mínimo de aceite. De esta manera no pierden ni el color ni su textura crujiente. Felizmente la cocina no escapa a la influencia de las modas y, actualmente, las “ensaladas tibias de hojas” han cambiado nuestras costumbres.
Pero si su occidentalismo la obliga a hervirlas, recuerde estos consejos: hágalo con el mínimo posible de agua, para evitar perdida de vitaminas y minerales; y el tiempo justo, pues un exceso de cocción además de atentar contra su valor dietética, les otorga un aspecto desagradable.