sábado, 16 de agosto de 2014

Cocada


¿Le cuento ahora cómo se hace la “cocada”? Compre un coco fresco, perfórelo, escúrrale el agua y colóquelo en el horno hasta que la cáscara se raje (de “rajar”, no de “huir”, me explica Susana…). Quítele entonces la corteza dura, luego  (con un pelapapas) la piel marrón y ralle la pulpa blanca. Entonces, por cada plato sopero bien lleno de coco, coloque en una cacerola igual volumen de azúcar, mas ¼ litro de agua. Haga con el azúcar y el agua un almíbar a punto de hilo, eche adentro el coco y revuelva con cuchara de madera hasta que, al hacerlo, pueda verse el fondo de la cacerola.  ¡Listo! Vierta la “cocada” sobre la mesada enmantecada, deje que solidifique y, recién entonces, corte como quiera. ¿Imagina cómo queda? ¡Glup! ¡Glup!