miércoles, 9 de octubre de 2013

Pluma de chocolate




Su gran secreto es que lleva aceite en vez de manteca



Ingredientes



50 cc de aceite de oliva

100g de azúcar

150g de chocolate

7 cucharadas de agua

1 taza de harina leudante

2 cucharaditas de polvo para hornear

4 yemas

4 claras



Cubierta



1 pote (400g) de dulce de leche de repostería

2 cucharadas panzonas de cacao amargo

150g de crema de leche



Preparación



  • Ponga en el bol de la batidora el aceite y las yemas. Bata los ingredientes mientras le incorpora de a poco el azúcar, hasta obtener una crema esponjosa. Vierta en un bol grande. Mientras…
  • Coloque en una cacerolita el chocolate cortado en trocitos y las 7 cucharadas de agua. Revuelva constantemente sobre el fuego hasta que el chocolate se funda.
  • Vierta de a poco el chocolate caliente sobre el batido de yemas que hicimos en el primer paso, mientras mezcla rápidamente.
  • Únale la harina leudante previamente mezclada con el polvo de hornear.
  • Bata las claras a nieve e incorpórelas a la preparación anterior con suaves movimientos envolventes.
  • Vierta la mezcla en un molde previamente enmantecado y enharinado de tamaño tal que la preparación lo llene sólo hasta la mitad (esta torta crece mucho en el horno, al principio, aunque después… ¡aterriza!).
  • Cocínela en horno moderado aproximadamente durante 50 minutos. (Pruebe la cocción clavándole una brochette: debe salir sin adherencias).
  • Retire la torta del horno, desmolde sobre una rejilla y deje enfriar.



Cubierta                                                     



  • Ponga en un bol el dulce de leche de repostería, el cacao amargo y la crema de leche.
  • Bata unos segundos con el batidor de alambre hasta que - ¡asombrosamente! – espese y se convierta en una cobertura deliciosa.
  • Si la torta ya se enfrió... unte la superficie de la misma con una capa pareja de la cubierta de dulce de leche.
  • Traslade la torta a una fuente y estaciónela en la heladera… ¡hasta el momento en que la descubran!