domingo, 30 de junio de 2013

¡Que trabaje la batidora!




            A veces tenemos ganas de “hacer algo rico” para tomar mate o acompañar el té, pero no tenemos ganas de trabajar demasiado… Esta es una receta especial para que en lugar de usted, trabaje la batidora. ¿O para que se la han comprado, si no?... “No hay ninguna cosa buena que no tenga su base en la razón” (SENECA) ¡Glup!

Pan de naranja

1)      Ponga en el bol de la batidora y bata a toda velocidad: 1 huevo, 90 gramos de azúcar, la ralladura de 1 naranja, 1 cucharada de aceite, 1 huevo y 2 cucharadas de leche.
2)      Mientras la batidora trabaja, quítele la cáscara blanca a la naranja que ralló; corte la pulpa en daditos (deseche las semillas) agréguele 2 cucharadas de azúcar y revuelva sobre el fuego hasta que tome punto de mermelada.
3)      Agregue en la batidora la mermelada de naranjas, fría. ¡Pare la máquina!
4)      Retire el bol de la batidora y una al batido 100 gramos de pasas sin semilla y 180 gramos de harina leudante. Mezcle suavemente, aireando la preparación.
5)      Vuelque en un molde tipo “budín inglés” enmantecado y enharinado; y cocine en el horno como cualquier torta. Una vez desmoldado y frío, bañe irregularmente el pan – si quiere – con un azucarado hecho con azúcar impalpable tamizada y el jugo de naranjas que absorba (poquito… ¿eh?).