domingo, 16 de junio de 2013

Bomboncitos de zanahoria







Gajitos de naranja (imitación de bombones de fruta)



1)      Ponga en una cacerola 400 gramos de zanahorias cocidas y tamizadas, 400 gramos de azúcar molido (¡elija la mejor marca, por favor…!) y 400 cc de jugo de naranja.

2)      Coloque la cacerola sobre el fuego fuerte y revuelva de vez en cuando con una cuchara de madera hasta que espese a tal punto que, al revolver, se forme una pelota brillante y espesa que se separe de las paredes y del fondo de la cacerola (como cuando hace masa bomba…).

3)      Vuelque la “pelota” sobre la mesada y déjela entibiar; o arriésguese y moldéela en caliente.

4)      Tome pequeñas porciones de la pasta y déle forma de bolitas.

5)      A medida que las moldee, haga rodar las bolitas por azúcar molido. Ponga cara de artesana y dé a cada bolita forma de gajito de naranja, o de mandarina… ¡o invéntele la forma que se le antoje!

6)      Coloque los bomboncitos azucarados sobre una placa o papel para cocinar (sin encimar) y déjelos orear hasta el día siguiente.

7)      Coloque los bomboncitos en pirotines (si quiere), acomódelos en una linda caja de bombones de la época de las vacas gordas… ¡y convide como si viviera en la época de las vacas flacas! “Cuando la fuente se agota es cuando se conoce lo que vale” (Proverbio haitiano) ¡Glup!





Versión 2:


Déjeme enseñarle unos “bomboncitos de zanahorias” que parecen de fruta. Ponga en una cacerola 400 gramos de zanahorias cocidas y tamizadas, 400 gramos de azúcar, 400 gramos de jugo de naranjas y el jugo y ralladura de 1 limón. Y revuelva y revuelva sobre fuego fuerte, con cuchara de madera, hasta que se forme una pelota compacta y traslúcida que se despegue fácilmente de la cacerola. Vuelque entonces sobre la mesada y, con los deditos humedecidos con agua, moldee la pasta en forma de bolitas; hágalas rodar por azúcar molido y déles forma de “gajitos” de mandarina. Distribúyalos en una asadera, sin encimar  y déjelos “orear” hasta el día siguiente.