domingo, 9 de junio de 2013

Galletitas de limón “a dos puntas”


Con esta receta – agregándole o no más harina – usted podrá hacer unas galletitas chatitas de limón, crocantes y diferentes; o unas galletitas más tradicionales, pero igualmente ricas.


1)      Bata 50 gramos de manteca con ½ taza de azúcar hasta obtener una crema.
2)      Incorpórele 1 yema y siga batiendo.
3)      Agréguele ¼ de taza de harina previamente tamizada con ½ cucharadita de cremor tártaro, ¼ de cucharadita (tamaño café) de bicarbonato de sodio y un poquitito de sal.
4)      Únale un poco de esencia de vainilla y la clara sobrante batida a punto de nieve.

Primera versión:

1)      Separe la mitad de esta pasta, póngala en una manga con boquilla mediana y, sobre una placa enmantecada y enharinada haga copitos bien espaciados entre si, porque enseguida se achatan y ensanchan con el calor.
2)      Cocínelos en horno caliente primero y moderado después, hasta que las galletitas (redondas y chatísimas) estén doraditas.
3)      Despéguelas con espátula mientras están calientes y déjelas enfriar sobre una superficie plana. Vio que crocantes quedan?

Segunda versión:

1)      Agregue a la otra mitad de la pasta suficiente harina como para obtener una masa tierna (tipo masa de tarta) que se pueda estirar con el palote.
2)      Estírela fina, recórtela de la forma que quiera (chiquitas) y adorne cada una clavándoles ½ cereza al maraschino o tiritas de cáscara de limón abrillantada, formando pétalos.
3)      Cocínelas en horno moderado, hasta que estén sequitas y apenas doradas.