lunes, 2 de julio de 2012

Canalículos



Preparación

Coloque 250g de harina sobre la mesa y hágale un hueco en el centro. Ponga allí 6 yemas, un poquitito así de sal y 2 cucharadas de aceite. Mezcle los ingredientes del centro primero y luego únale la harina hasta formar una masa firme, como la de tallarines. Amásela enérgicamente sobre la mesa agregándole más harina si fuese necesario, hasta obtener una masa lisa y suave pero firme. Tome porciones de la masa, amásela en forma de cordón de 1 cm de espesor, corte en trocitos y moldéelos como cuando hace ñoquis (con el marcador especial o con un tenedor), enharinándolos cada vez. Fría los “ñoquis” por tandas en suficiente aceite caliente, hasta que estén sequitos y suavemente dorados. A medida que los fría, escúrralos sobre papel absorbente y espolvoréelos con azúcar molida. O, una vez todos hechos, extiéndalos en una fuente y rocíelos con miel espesada sobre el fuego. Mi madre solía espolvorearlos con grageas de múltiples colores.