viernes, 27 de julio de 2012

Bombones para las visitas… ¡y el hermanito!






1.   ¿Viste cómo se desespera mamá cuando tu hermanito no quiere comer la compota de ciruelas que le hace bien a la barriguita?
2.   Antes que mami se desmaye y pierda la batalla por cansancio…
3.   … vamos a darte una receta fabulosa para que tu hermanito se desespere por comer ciruelas desecadas y para que mamá se de el lujo de convidar a sus amigas importantes con unos bombones deliciosos. La receta es invento de una tía que cocina como los ángeles y tiene un nombre muy divertido: Pila. ¿De que te ríes? ¿Acaso tú también no tienes un nombre de “pila”?
4.   ¡Basta de chistes! Para hacer estos bombones compra 1 caja de ciruelas tiernizadas (lo principal: que las ciruelas sean bien tiernitas). Luego, para no protestar ni decir palabras que no debes decir, ciérrate la boca con un broche de la ropa o una tela adhesiva… y con un cuchillito abre las ciruelas y quítales el carozo. ¡Son de pegajosas…!
5.   ¡Un poco mas de seriedad, por favor! Una vez descarozadas, rellena cada ciruela con un poquito de dulce de leche espeso y un trocito de nuez. Y cuando todas las ciruelas estén rellenas, revuélcalas por coco rallado y colócalas en pirotines para que parezcan bombones.
6.   ¡Seguro que en cuanto tu hermanito los descubra querrá comérselos todos! La abuela tiene razón: “La comida entra por los ojos”.