lunes, 23 de julio de 2012

Alto rendimiento



En tartas, pizzetas, mayonesa o simplemente envueltas, las berenjenas pueden vestirse de gala y transformarse en plato principal. Esta semana, Blanca Cotta revela los secretos para aprovecharlas al máximo.

Aunque lo hayamos repetido muchas veces, nunca está de más refrescar la memoria. Cuando compre berenjenas elíjalas no demasiado grandes, firmes y de piel bien brillante y lisa, sin manchas marrones. Y en cuanto las lleve a casa… ¡haga con ellas maravillas! Si le sucede como a mí, que a veces me las olvido en el container de la heladera… se llevará una desilusión: al cortarlas, las semillas habrán proliferado y la pulpa se habrá oscurecido. ¿Un consejo para que no absorban tanto aceite al freírlas? Córtelas en rodajas y déjelas ½ hora espolvoreadas con sal. Después séquelas bien con papel absorbente. De este modo, habrán eliminado el exceso de agua y de aire, el tejido quedara menos esponjoso y absorberán menos fritura.

Berenjenas envueltas

Ingredientes

Berenjenas medianas, 3
Cebolla picadita y rehogada en manteca, 1
Tomates pelados, picados y exprimidos, bien maduros, 2 (grandes)
Mozzarella 200 gramos
Sal, pimienta, orégano y ají molido, a gusto
Aceite, cantidad necesaria
Papel aluminio

Preparación

·      Lave muy bien las berenjenas.
·      Quíteles el cabito y córtelas por la mitad a lo largo.
·      Échelas en agua hirviendo con sal, a fin de blanquearlas pero sin ablandar demasiado la pulpa. Escúrralas.
·      Haga en la pulpa de cada mitad dos cortes profundos con un cuchillito afilado, a fin de “cuadricularlas”.
·      Mezcle la cebolla con los tomates y sazónelos bien a gusto con sal, pimienta y ají molido.
·      Distribuya este picadillo en las berenjenas, tratando de que penetren en el cuadriculado.
·      Ralle la mozzarella y cubra con ella la superficie de cada berenjena. Pique la panceta y distribúyala sobre la mozzarella.
·      Acomode cada berenjena en un cuadrado suficientemente grande de papel aluminio, como para poder envolverlas holgadamente.
·      Rocíelas con un buen aceite de oliva (o el que le guste más…).
·      Cierre los paquetes y cocínelas en horno fuerte de 15 a 20 minutos apoyándolas en una asadera con 1 cm de agua.
·      Pinche con un tenedor o brochette la base de los paquetes para cerciorarse si están cocidas. Si fuera necesario, déjelas más tiempo en el horno.
·      Sírvalas sin desenvolver… ¡y con un buen vinito para acompañarlas!