viernes, 27 de enero de 2012

Helado de chocolate






1.   Ya lo sabemos. No nos digas nada. A los chicos casi nunca les gustan los helados hechos en casa porque casi siempre salen un poquito duros y cristalizado. Pero…
2.   … ¿tú lo crees si te aseguramos que este primer helado de la temporada saldrá más esponjoso y liviano que una nube? Una nube negra, por supuesto. Y además…
3.   … no necesitarás cantidades industriales de chocolate ni tampoco una receta kilométrica. Se hace volando.
4.   Derrite 5 barritas de chocolate (pusimos 5 porque alguien se comió las otras dos, pero si quieres puedes usar toda la tableta) con 1 taza de leche (tamaño desayuno).
5.   Y así, caliente, echa la mezcla de a poquito sobre 2 yemas batidas revolviendo continuamente, de modo que estas se mezclen sin cocinarse y todo resulte un líquido espesito. (¿Te diste cuenta de que esta operación se hace sobre la mesa, sin necesidad de fuego?).
6.   Aparte, bate las dos claras sobrantes y, cuando estén bien duras, agrégales de a poco, mientras bates enérgicamente, ½ taza de azúcar molido. Habrás obtenido un merengue así de espeso. Entonces…
7.   … agrega este merengue a la crema de chocolate aún caliente y mezcla suavemente, con manos de ángel.
8.   ¡Listo! Ya está la crema terminada para volcar en un molde y poner en el congelador a frío máximo o en simples cubeteras. Eso sí: olvídate de él por unas cuantas horas, pero cuando esté firme, acuérdate a tiempo. ¡En un segundo volará de los platos!





¡Gracias, Omarcitus!