lunes, 2 de enero de 2012

Caviar de berenjenas


¡A otro tema! ¿Usted quería saber cómo se hace el “caviar de berenjenas”? Se lo cuento con tal de que no imagine que, realmente, se parecerá al caviar. Alguien tuvo la ocurrencia de llamar así a este aderezo quizá por la similitud de las semillitas de berenjenas con los huevitos del esturión. ¡Yo no tengo la culpa! Ase una berenjena grandota en horno bien caliente y, cuando la cáscara esté negra y la pulpa blanda, pélela (sin quemarse, por favor…), píquela bien finito y mézclele 1 cebolla rallada (o procesada) y un tomate pelado y picadísimo. Sazone con sal y espere un rato a que suelte el líquido. Entonces escúrrala bien y mezcle con sal, pimienta, aceite y vinagre a gusto. Yo que usted, también le mezclaría unas anchoas picaditas para mejorar el disfraz… ¿Qué tal? ¡Glup!



Version 2:

Caviar de berenjenas – Revista Viva

No nos engañemos: el “caviar” es “caviar”… ¡y las berenjenas son “berenjenas”! Pero la imaginación puede más. Y las cocineras llamamos “caviar de berenjenas” a una pastita ideal para acompañar el asado o servir sobre crackers y que, si usted no se pone los anteojos de ver de cerca… ¡creerá que las semillitas son huevos de esturión! Ase una berenjena barrigona hasta que la piel esté negra y la pulpa blandita. Pélela, píquela bien chiquitita junto con una cebolla ídem y un tomate maduro y pelado. Sazone con sal y espere a que la mezcla suelte el líquido. Exprima el “caviar”, sazónelo a gusto con pimienta, aceite y vinagre y… ¡Glup!