sábado, 15 de mayo de 2010

Supremas rellenas con choclo




Todavía pueden conseguirse choclos, si bien no muy tiernos, excelentes para rallar, y convertir en humitas. Pero… ¿quién es la dueña de casa que tiene tiempo para pasarse horas y horas rallando choclos? Con dos choclos solamente, usted podrá darse el gusto de rellenar dos supremas (y los pedacitos que cuelgan…) cerrar los ojos y pensar que está comiendo en la Quebrada de Humahuaca.


1)      Lave y seque las supremas. Quíteles los pellejitos y grasita que pudieran tener. Y ábrales un bolsillo, haciéndoles un tajo profundo. (¡Prohibido agujerearlas!).
2)      Sazónelas con sal y pimienta.
3)      Rehogue en 50 gramos de manteca 2 cebollitas de verdeo bien picaditas, junto con ½ morrón, también picadito.
4)      Agréguele 2 cucharadas de condipizza (u otra salsa envasada), 2 choclos rallados y 4 cucharadas de crema.
5)      Hierva revolviendo ocasionalmente, hasta obtener una pasta espesa como polenta.
6)      Condimente con sal, pimienta y ají molido. Enfríe.
7)      Rellene con esto las supremas, presione bien los bordes (o sujete con palillos) y envuélvalas totalmente con tiras de panceta magra ahumada.
8)      Rebócelas por harina y dórelas de ambos lados en apenitas de aceite.
9)      Tire el aceite, reemplácelo por 50 gramos de manteca y haga una salsita agregando ½ cebolla rallada, ¼ de taza de caldo de verduras y 1 hoja de laurel. Hierva despacito, hasta que las pechugas estén cocidas. ¿Qué tal si las acompañamos con papas fritas? “Completa simpatía o completa soledad” (Disraeli) ¡Glup!