martes, 25 de abril de 2017

Pancitos sin amasar



¿Quiere ahora mi asesoramiento para hacer pancitos sin necesidad de amasar? Hierva 1 taza de agua y viértala sobre 50 gramos de margarina, 1 y ½ cucharadita de sal y 2 cucharadas de azúcar. Cuando la mezcla esté tibia, agréguele 30 gramos de levadura prensada disuelta en ¼ de taza de agua tibia y 1 huevo batido. Ahora tome un tenedor y revuelva (¡nada de batir!) mientras incorpora 2 tazas y ¾ de harina, hasta obtener un espantoso pegote irregular y blandito. Tápelo con algo liviano y meta el bol en la heladera hasta el día siguiente. Al día siguiente tome pequeñas porciones de la masa con las manos enmantecadas y moldéelas en forma de pequeños pancitos (¡qué redundancia!). Tápelos, deje en sitio tibio hasta que se hinchen bien y luego cocínelos en horno bien caliente hasta dorar. Al retirarlos… ¡otra vez pincéleles la panza con manteca derretida! Yeya, Matilde y Luisa apenas los probaron dijeron al unísono: ¡Glup!