sábado, 28 de marzo de 2015

Soufflé de jamón y queso




            Si no existiera el Larousse Gastronomique, yo los definiría así: ¡cremas calientes infladas! Y andaría muy cerca: la base es siempre una salsa cremosa y espesa, adicionada con el ingrediente desmenuzado que le dará el nombre (soufflé de queso, soufflé de espinacas, soufflé de ave, etc.) adicionada con yemas, todo bien sazonado y, por último, la adición de claras a nieve. Se cocinan en horno muy caliente; y durante la cocción crecen al doble. Pero este milagro dura justo hasta el momento de servirlos en la mesa. De ahí la necesidad de que los invitados sean puntuales para que la preparación no parezca un budín con el pecho caído… Los hay salados y dulces. Hoy nos ocuparemos de los primeros.

  • Soufflé de jamón y queso

INGREDIENTES

Jamón cocido, picadito, 200 gramos
Salsa blanca mediana, 1 y ¼ de taza
Queso rallado, 500 gramos (preferentemente Gruyère)
Yemas, 4
Sal, pimienta y nuez moscada, a gusto
Cebolla rallada, 1 cucharada
Perejil picadísimo, 1 cucharada
Claras a nieve, 4

PREPARACION

  1. Mezcle la salsa blanca con el queso rallado, el jamón picado, las yemas, la cebolla rallada y el perejil.
  2. Sazone a gusto con sal, pimienta y nuez moscada.
  3. Recién en el momento de cocinar el soufflé incorpore las claras batidas a nieve y una suavemente.
  4. Distribuya la mezcla en seis cazuelitas enmantecadas, de modo que la preparación llegue hasta los 2/3 de la altura de las mismas.
  5. Cocínelas inmediatamente en horno caliente, aproximadamente de 25 minutos a media hora. O hasta que hayan crecido al doble y la superficie esté doradita.
  6. Sírvalos enseguida.