sábado, 1 de febrero de 2014

Torta de cerveza






  1. Bata 50 gramos de manteca con 150 gramos de azúcar, ½ taza de aceite y 1 huevo, hasta obtener una crema. (¡Por supuesto que tendrá que hacer trabajar a su batidora o a su cervecero pechugón!)
  2. Retire el bol de la batidora (o del cervecero) e incorpórele, de a poco, 2 tazas de harina leudante tamizadas con 1 cucharadita de polvo para hornear, alternando con una taza de cerveza blanca (Quilmes, por supuesto…). ¡Ni se le ocurra batir, pues entonces las burbujas de la rubia se escaparán! Debe quedar una crema esponjosa, satinada como un merengue italiano (sic).
  3. Vierta la pasta en un molde tipo flan o budín inglés (¿por qué no alemán?) enmantecado y enharinado y cocine en horno moderado (precalentado) durante 40 minutos, aproximadamente. ¿Resultado? A juicio de toda la población de Villa Argentina merece un estruendoso ¡RE-QUE-TE-GLUP! “Las pasiones constituyen la riqueza moral del hombre” (Anatole France). ¡Y bueno!...