sábado, 8 de febrero de 2014

Flan casero de dulce de leche






  1. El flan  casero es riquísimo, pero mamá no nos deja hacerlo porque hay que acaramelar la budinera. Y el caramelo caliente ¡quema más que un café con leche recién servido! Pero con la receta que te damos hoy – secretísima -, el flan casero dejará de ser “peligroso” y mamá te dejará hacerlo sin ninguna ayuda. ¿Sabes lo que usaremos en lugar de caramelo? Simplemente, un poco de azúcar negra. Nuestro “flan de caramelo sin caramelo” se hace así; ¡y para que sea más rico, lo haremos de dulce de leche!
  2. Cubre el fondo de una budinera con azúcar negra, presionándola con los dedos de modo que quede bien apretadita y de un espesor de 2 centímetros.
  3. En un bol, bate todo esto hasta mezclarlo bien: 1 taza de leche, 3 huevos batidos, ¼ kilo de dulce de leche y ¼ de taza de azúcar molida.
  4. Una vez bien mezclado, vuélcalo en la budinera donde pusiste el azúcar negra. Enseguida apoya la budinera en un molde más grande que contenga agua (es lo que mamá llama “baño de María”) y cocínalo en el horno hasta que esté firme (unos cuarenta minutos).
  5. Una vez a punto, pídele una ayudita a mamá para que saque el flan del horno, lo retire del “baño de María” y lo ponga en la heladera hasta que esté bien frío. Porque ese es el secreto principal para que el flan no se rompa: desmoldarlo en frío. ¿Has probado alguna vez algo tan rico?