sábado, 15 de febrero de 2014

Galletitas ¡requeteglup!





Quiero más

Galletitas ¡requeteglup! Tarteletas de masa finita con un relleno delicioso.

Ingredientes

Masa

200g de harina
150g de manteca blanda
100g de azúcar
30g de nueces molidas
1 huevo
1 cucharadita de esencia de vainilla

Relleno

¼ de taza de azúcar
½ taza de miel de maíz (“Kero”… ¡bah!)
2 huevos
2 cucharadas de manteca derretida
1 cucharadita de esencia de vainilla
1 taza de nueces trituradas (¡con el palote nomás!)

Preparación

Masa

1.       Coloque en un bol la manteca junto con el azúcar y mezcle hasta convertirlos en una pasta.
2.       Únale el huevo y las nueces molidas. Mezcle bien.
3.       Perfume con la esencia de vainilla y mézclele rápidamente la harina. Debe quedar un bollo tiernísimo.
4.       Envuélvalo en una bolsita (o papel de aluminio, lo que quiera…) y estaciónelo 2 horas en la heladera.
5.       Enmanteque y enharine varios moldecitos para tarteletas.
6.       Retire la masa de la heladera.
7.       Luego, tome una porción de la misma y forre con ella un moldecito, presionando la masa hasta lograr un espesor finito y parejo.
8.       Recorte el excedente de los bordes y siga forrando más moldecitos. Reserve.

Relleno y terminación

1.       Ponga en una cacerolita el azúcar y la miel de maíz.
2.       Revuelva continuamente sobre el fuego, con cuchara de madera, hasta que el “azúcar no se note”… (¡usted me entiende!).
3.       Coloque los huevos en un bol, mézclelos ligeramente y sin dejar de batir agrégueles la mezcla de azúcar y miel.
4.       A la preparación, súmele la manteca derretida, la esencia de vainilla y las nueces. Mezcle bien.
5.       Rellene con esta mezcla riquísima las tarteletas que forró, pero sólo hasta los 2/3 de su capacidad (vale probar, pero apenas un dedito).
6.       Distribuya los moldecitos sobre una placa.
7.       Cocine las tarteletas en horno caliente durante 10 minutos.
8.       Baje la temperatura y termínelos de cocinar hasta que la masa se note seca y doradita; y el relleno firme y… y… ¡desesperadamente tentador! Igual, falta poquito, así que ahora, más que nunca, a no tocar antes de tiempo.
9.       Deje entibiar o enfriar el molde y luego desmóldelas cuidadosamente.
10.   Y si le quedan ganas, abrillánteles la superficie pintándolas con mermelada reducida… ¡Corra a la mesa a servirlas!