miércoles, 5 de febrero de 2014

Pastel de limón




¿Aprendemos a hacerlo? Forre una tartera con la masa dulce y crocante que más le guste, estirada finita. Y hornéela hasta que este cocida pero apenas dorada. Entonces retírela y así, en caliente, rellenela con una mezcla de 1 lata de leche condensada, 3 yemas, ralladura de 1 limón y jugo de tres. Tape la tartera y cocine apenas unos minutos hasta que el relleno esté firme (enseguida lo logrará). Luego destape, cubra con un merengue hecho con las tres claras sobrantes (¡allá usted si lo quiere nacionalizar italiano!) espolvoree con azúcar y gratine unos segundos en horno bien caliente. ¿Que cuántos minutos de descuento tiene esta receta con relación a la fórmula clásica? Yo sólo puedo decirle que es deliciosa. Eso sí. Si su pariente inglesa se niega a probarla, no insista. “El mérito puede medirse por la resistencia que provoca”.¡GLUP! ¡GLUP! ¡GLUP!…