martes, 11 de febrero de 2014

Crocantitos de nueces


Imaginemos por un instante que usted va a hacer la “tarta de frutillas diferente”; y, siguiendo con la imaginación, pensemos que después que ha hecho la masa se acuerda que no tiene molde para tarta, ni vecina en condiciones de pedirle nada prestado. Cuidadito con esperar a su marido y decirle: – “¡Me tenés que comprar esto, esto y esto!”. “No labra uno su propio destino: lo aguanta… (FLAUBERT). En cambio, demuestre la importancia de ser mujer. “Solo ellas saben hacer hombres” (LEONIDAS). Estire la masa en forma rectangular y apóyela en una placa enmantecada y enharinada. (O estírela directamente sobre la placa, para que no se rompa.) Luego recorte los bordes, pinche la masa y hornéela 15 minutos. Entonces retírela y cúbrala con la siguiente mezcla: 2 huevos, 2 cucharadas (al ras) de harina, 1 taza de azúcar, ½ cucharadita de polvo para hornear, un poquitito de sal, un chorro de esencia de vainilla y 1 taza colmada de nueces picadas. Una vez bien cubierta la masa con esta delicia, vuélvala al horno para que se seque lo suficiente como para que luego pueda cortarla en masitas rectangulares o cuadradas. Y nada de salir ahora con que no tiene nueces! “Llamamos Destino a todo cuanto limita nuestro poder” (EMERSON). ¡Glup!