martes, 18 de febrero de 2014

Lemon cheese



Traducido literalmente significa: “queso de limón”. Es típico de la cocina inglesa. Una crema de limón deliciosa como para comer así nomás: con cucharita; o usar como relleno para el tradicional “lemon pie”.


INGREDIENTES

Limones, 3 (grandes)
Azúcar, ¼ de kilo
Manteca, 100 gramos
Huevos, 3

PREPARACIÓN

Exprima los limones y cuele el jugo en una cacerolita o bol que no sea de metal. Agréguele la ralladura de 1 limón (parte amarillita solamente).
Agregue los huevos enteros y la manteca en trocitos.
Coloque el bol o cacerolita a baño de María y revuelva y revuelva y revuelva (no bata!) con cuchara de madera, hasta que la preparación espese y se ponga traslucida. Este punto se alcanza justo cuando su hombro está a punto de decir: “¡BASTAAAA!”
Vuelque en otro recipiente y deje enfriar sin revolver.


Versión 2:

Otra versión más del famoso “lemon cheese”

La traducción literal de “lemon-cheese” (pronúncielo como si se estuviera limpiando los dientes: “lemonchiiiiiis”) seria “queso de limón”. Pero ¿cuántas vueltas tienen los ingleses para nombrar las cosas más comunes del mundo? El famoso “lemon-cheese” es, nada más ni nada menos, que una crema espesa de limón.


1)      Bata 2 yemas con 200 gramos de azúcar hasta que… hasta que… hasta que se desespere porque no conseguirá humedecer el azúcar.
2)      Agréguele entonces el jugo de dos limones grandes (colado) y la ralladura de uno (solamente la parte amarillita).
3)      Bata todo a baño de María hasta que la preparación espese como una mayonesa (momento que coincidirá justamente con el que usted exclame: “¡Ufa! ¡Me cansé!”)
4)      Bata aparte (encárgueselo a la batidora) 2 claras a punto de nieve y agréguele de a poco 50 gramos de azúcar. Siga batiendo hasta que el merengue haga picos duros.
5)      Mezcle (no bata más) este merengue con la crema de limón y revuelva todavía… ¡15 minutos más! (vale la pena…) a baño de María.
6)      Vuelque en compoteritas…y cómaselo como quiera!


Versión 3:

Lemon cheese

(cantidades para que se quede con las ganas…)

1)      Ponga en un bol 40 gramos de manteca cortada en trocitos, 150 gramos de azúcar, 1 huevo entero (sin cáscara, por supuesto…), 1 yema y el jugo de 2 limones colado.
2)      Revuelva continuamente sobre fuego suave, con cuchara de madera hasta que espese y se ponga brillante como una mermelada. (¡y claro que lo es!)
3)      Retire del fuego y mézclele la ralladura de 1 limón (parte amarillita solamente)
4)      Ponga en una dulcerita y deje enfriar en la heladera.


Versión 4:

¡Al fin encontré la receta del “lemon cheese” que a Herminia Mayo se le perdió!... Está hecha a la medida para rellenar scones: revuelva a baño de María, hasta que se disuelva bien: 1 cucharadota de manteca, 2 tazas de azúcar y 4 huevos apenas batidos. Mézclele entonces el jugo de 2 limones gordos y la ralladura de uno; y bata y bata y bata hasta que el dulce espese como mayonesa y se ponga traslúcido. Vuelque en un bol, deje enfriar sin revolver y… ¡Glup!