domingo, 21 de abril de 2013

¡Déle vacaciones a las papas fritas!






Las vacaciones son un derecho del trabajador. Pero en este caso… una ventajita para su empleador. ¿Sabe lo caro que está el aceite para gastarlo tan rápidamente haciendo “papas fritas”? La próxima vez que quiera acompañar con papas a las milanesas o al minichurrasquito, le sugiero esta especie de tarta, realmente fácil.

  • Tarta de papas

1)      Pele ½ kilo de papas (o ¾ o la cantidad que quiera) y con ayuda del disco especial de la procesadora o de un simple rallador de verduras que tenga una ranura bien filosa, córtelas en tajadas requetefinitas.
2)      Enmanteque abundantemente (o enmargarine) una tartera y coloque una capa de rodajas de papa.
3)      Espolvoréelas con un picadillo de orégano, cebolla picadita (o desecada), ajo picadito (o en polvo) y pimentón. (¡O la mezcla de condimentos que más le guste!). Agregue sal, pimienta y manteca.
4)      Acomode otra capa de papas, de condimentos y de manteca.
5)      Continúe así, hasta terminar con una capa de papas (la tarta no tiene que quedar demasiado alta).
6)      Vierta sobre la superficie leche hasta cubrirla en un espesor de 1 milímetro (parte de la leche se escurrirá entre las capas de papa).
7)      Cocine en horno caliente hasta que la leche se haya absorbido, la superficie este requetedoradita y, al pincharla, las papas se noten tiernas.
8)      Sirva cortándola como si fuera realmente una tarta… pero levantando cada porción con una espátula.