sábado, 19 de febrero de 2011

Torta Sofía




Son innumerables las amigas que me llaman por teléfono contándome sus experiencias en cocina. Mi querida Sofía es una de ellas, a quien le debo el descubrimiento de esta receta fabulosa. ¡Fíjese como se trabaja de modo distinto la levadura prensada!

INGREDIENTES

Huevos, 5
Miel, 1 y ½ taza
Levadura prensada, 50 gramos
Aceite 120 cc (½ taza tamaño desayuno)
Infusión de café, concentrado, 2 cucharadas
Canela, 1 cucharadita
Bicarbonato, 2 cucharaditas (tamaño café y al ras)
Harina, ½ kilo

AZUCARADO

Azúcar impalpable tamizado, 3 tazas
Jugo de limón, colado, cantidad necesaria

PREPARACION

  1. Ponga en el bol de la batidora los huevos, la miel y la levadura desmenuzada.
  2. Bata a toda maquina hasta que no se note la levadura.
  3. Siga batiendo mientras incorpora de a poco: el aceite, el café, la canela y el bicarbonato.
  4. Retire el bol de la batidora y agréguele la harina previamente tamizada, uniendo todo con movimientos envolventes para no bajar el batido.
  5. Vuelque todo en una asadera “tamaño baño”, enmantecada y enharinada, de modo que la pasta quede de una altura de 3 cm (más o menos…).
  6. TAPE Y DEJE EN SITIO TIBIO ½ hora.
  7. Cocínela en horno SUAVE hasta que, cuando se dé cuenta, esté crecidísima y de un color bronceado envidiable.
  8. Desmolde y enfríe.
  9. Cubra la superficie con un azucarado hecho con el azúcar impalpable y jugo de limón, hasta convertirlo en una pasta que corra por sí sola (pero que no se le escape…).
  10. Una vez seco el baño, sirva cortando en cuadrados (¡o como quiera!) 

Versión 2:

Torta de miel

Esta fórmula hace mucho tiempo me la dio una querida “amiga invisible” llamada Sofía. Y es tan rica y rendidora… ¡que parece haber sido inventada a la medida de nuestro “salario irreal”!

INGREDIENTES

Huevos, 5
Miel, 1 y ½ taza
Levadura prensada, 50 gramos
Aceite, 125 gramos (½ taza tamaño desayuno)
Café bien fuerte, 2 cucharadas (o café instantáneo… ¡bah!)
Canela, 1 cucharadita
Bicarbonato de sodio, 2 cucharaditas
Harina común, ½ kilo

BAÑO

Azúcar impalpable tamizado, 400 gramos
Jugo de limón, cantidad necesaria

PREPARACIÓN
  1. Ponga en la batidora (y si no la tiene pídasela prestada a su vecina) los huevos, la miel y la levadura, desmenuzada.
  2. Bata a toda máquina hasta que la levadura se disuelva.
  3. Siga batiendo mientras le incorpora (sin salpicarse la panza) el aceite, el café, la canela y el bicarbonato. ¿Listo? ¡ALTOOOOOOOOOOOOOOO!
  4. Deje de batir y agregue la harina, tamizándola de a poco y mezclando con movimientos envolventes (como si bailara un vals de Strauss).
  5. Vuelque en una asadera así de grande, tamaño baño, enmantecada y enharinada. Tiene que ser lo suficientemente enorme como para que la pasta alcance una altura no mayor de 3 cm.
  6. Tape la asadera y déjela en sitio tibio ½ hora.
  7. Cocínela en horno suave, hasta que la torta este crecidísima y de un color bronceado envidiable. (Pruebe el punto de cocción con un palillo, por si acaso…).
  8. Desmolde y enfríe.
  9. Coloque el azúcar impalpable, tamizado, en un bol y vaya agregándole de a poco jugo de limón colado, mientras mezcla hasta obtener una pasta de consistencia tal, que “corra por sí sola”.
  10. Vierta el azucarado sobre la torta y déjelo secar al aire libre.
  11. Corte en cuadrados y… ¿qué espera para servir el café?