jueves, 17 de febrero de 2011

Grisines


 ¿Ahora me deja que le cuente como imité en casa los “grisines” flaquísimos (Argentina ’91) que enriquecían el platito del pan? Mezcle ¼ de taza de leche tibia, ½ cucharada de azúcar, ½ cucharadita de sal, 1 cucharada de manteca, ½ cucharada de levadura prensada, jugo de cebolla y bastante pimienta. Una todo, agregándole ¾ de taza de harina (aproximadamente) y castigue el bollo hasta hacerlo tiernísimo. Tome porciones chiquitas, amáselas en tiras largas y finísimas y acomódelas en placas enmantecadas (¡parecerán “palitos chinos”!) Deje que se hinchen un poquito y cocínelos en horno bien caliente, hasta que estén sequitos y apenas dorados. ¿Imagina qué ricos?