sábado, 1 de agosto de 2015

Torta de café y limón



INGREDIENTES

Azúcar, 1 taza
Esencia de vainilla, 1 cucharadita
Yemas, 6
Café negro, ¼ de taza
Vinagre, 1 cucharada
Harina común, 1 taza
Polvo para hornear, 2 cucharaditas
Sal, un poquitito
Claras, 6

CREMA

Ralladura de 1 limón
Jugo de limón, colado, ½ taza
Agua, 1 y ½ taza
Azúcar, 1 taza
Fécula de maíz, 1 cucharada
Gelatina en polvo, sin sabor, 1 cucharada
Clara de huevo, 1
Crema de leche, 1 pote

PREPARACION

TORTA

  1. Bata el azúcar con las yemas y la esencia de vainilla hasta obtener una crema.
  2. Caliente bien el café y agréguelo de a poco al batido de yemas mientras continúa batiendo enérgicamente.
  3. Tamice la harina con el polvo para hornear y la sal.
  4. Agregue de a poco al batido de yemas, uniendo suavemente.
  5. Bata las claras a punto de nieve y una a lo anterior, con movimientos envolventes, para no bajar el batido.
  6. Vierta en un molde sin enmantecar (limpio) y cocine 3 minutos en horno fuerte y el resto en horno moderado, hasta que esté cocida (45 minutos, aproximadamente).
  7. Retire el molde del horno e inviértalo apoyando los bordes sobre dos o tres brochettes (o cosa parecida) para que el vapor que suelte salga libremente. Naturalmente la torta, al enfriarse (como sucede con las tortas “ángel”) debería caer sola… Si su torta resulta “anormal”, no se inquiete: pásele un cuchillo alrededor de los costados y desmóldela como una torta cualunque.
  8. Una vez fría, pártala por la mitad (o en tres capas) y unte y decore con la crema que a continuación le explicamos.

CREMA

  1. Ponga en una cacerolita el jugo de limón, el agua, la ralladura, la fécula de maíz y la manteca.
  2. Revuelva continuamente sobre el fuego con batidor de alambre, hasta que hierva y espese.
  3. Bata las claras a punto de nieve.
  4. Siga batiendo mientras le agrega, de a poco, la crema caliente.
  5. Remoje la gelatina en una poco de agua fría y disuélvala a baño de María.
  6. Mezcle la gelatina con la crema de limón y agréguele luego la crema de leche. Una todo muy bien.
  7. Ponga en la heladera hasta que tome consistencia… espantosa (la gelatina la endurecerá y parecerá “chuño”).
  8. Vierta el pegote en el bol de la batidora y bata a toda velocidad hasta que la extraña mezcla se convierta en una linda crema esponjosa.
  9. Haga de las suyas rellenando y decorando con ella la torta que hizo antes.