miércoles, 19 de agosto de 2015

Pizza con mozzarella





Un clásico all'uso nostro

La masa de pizza se parece a la galera de un mago. Con ella se aprende también... ¡a preparar una masa estupenda para pancitos mignon, o fugazzitas de manteca, o grisines!... ¡o el codiciado pan de pizza! Eso sí... ¡hay que seguir al pie de la letra la receta!


Ingredientes:

Para 3 pizzas medianas, si es que las hace con la masa finita como me gusta a mí... ¡Glup!

30 gramos de levadura prensada

4 tazas y 1 cucharada de harina
1 cucharada de sal
1 cucharadita de azúcar
3 cucharadas de aceite y cantidad extra
1/3 taza de agua tibia
½ taza de leche tibia aprox.

Procedimiento:

1. Disuelva la levadura en el agua tibia junto con la cucharadita de azúcar y la cucharada de harina.
2. Bata hasta que se formen globitos en la superficie. Tape el bol y espere a que la levadura se hinche y parezca una esponja.
3. Coloque la harina sobre la mesa en forma de anillo. Ponga en el hueco la esponja de levadura, el aceite y la sal.
4. Una los ingredientes agregándoles de a poco la leche tibia, hasta obtener un bollo tierno que se pegotee un poquito.
5. Vuelque el pegote sobre una mesa bien enharinada, amáselo un poco (si hiciera falta agréguele un poco más de leche o de harina) y, antesde seguir adelante, haga unas cuantas respiraciones profundas al mejor estilo yoga. ¿La razón? Ya se lo explico...
6. Levante el bollo de masa en alto y estréllelo sobre la mesa desde cierta altura (aparte el gato por si acaso...) tantas veces como sean necesarias; y con toda la bronca que le salga, hasta que la masa se vuelva lisita, suave, elástica...
7. Enharínese las manos y dé a la masa forma de bollo. Pinte el fondo de un bol con aceite, coloque dentro la masa a fin de lubricarla y déle vuelta (así le quedará la panza aceitada), tápela flojamente con un film y déjela leudar al doble en sitio tibio.
8. Tome un tercio de la masa leudada y estírela con el palote en forma circular, dejándola finita como a mí me gusta, o gruesa si así le gusta a usted (esto es a piacere).
9. Ahora recorte la masa con una pizzera. Con el resto de la masa haga dos pizzas más... ¡o reserve una porción para hacer unas ricas tortas fritas para el mate!
10. Coloque el disco de masa en una pizzera aceitada y, con la punta de los deditos bien ídems, vaya presionando y estirando la masa hasta cubrir en forma pareja la base del molde.

11. Tape la pizzera y deje leudar la masa hasta que se note bien hinchadita. Repita el procedimiento con las dos pizzas restantes.
12. Cuando observe que la masa ya está bien hinchadita, ponga a cocinar las pizzas en horno recaliente, hasta que la superficie se note cocida (sin dejar que se seque).
13. Retire las pizzeras y de vuelta las pizzas en el mismo molde, de modo que la parte de abajo, tostadita y crocante, ahora quede mirando hacia arriba.
14. Cubra cada pizza con salsa de tomate espesita (o salsa pomodoro), extendiéndola bien (usted ya sabe).

15. Distribuya rodajas de mozzarella sobre la salsa y vuelva a poner la pizza en el horno unos minutos más hasta que el queso se funda.
16. Al retirar las pizzas del horno, decórelas con aceitunas verdes descarozadas.