viernes, 21 de agosto de 2015

Comemos pescado





¡Al diablo con los argumentos! Yo no le voy a recomendar que coma pescado por las proteínas que provee, ni por la digestibilidad de su carne, ni porque quiero proteger a las vacas. Hoy le propongo comer pescado, simplemente, porque acabo de ensayar un nuevo plato fácil, sabroso, ¡y con una pintacha bárbara!



  • Budín de filetes

1)      Enmanteque y espolvoree con pan rallado un molde chico tipo savarin.
2)      Fórrelo con 8 ó 10 filetes de pescado sin espinas (¡Mer-lu-za!) de modo que la parte ancha vaya hacia adentro y las colas cuelguen del molde.
3)      Ahora prepare un relleno mezclando: 2 cebollas de verdeo y un puñado de perejil bien licuados, más ½ taza de hojas de remolacha hervidas, exprimidas y picadas (o de acelga o de lechuga o de espinacas), ½ taza de queso rallado y una taza de miga de pan remojada, exprimida y picada.
4)      Ligue todo con 2 huevos y sazone a gusto con sal y pimienta negra.
5)      Rellene con este pasticchio el molde forrado con filetes.
6)      Doble las colas de los filetes sobre el relleno.
7)      Cocine el budín a baño de María, hasta que esté firme. Y cuando lo desmolde, báñelo con la salsa de tomates que prefiera.