lunes, 10 de agosto de 2015

Masitas de almendra




Estas son unas masitas especiales para convidar a los amigos a la hora del té o del cafecito. Llevan poco tiempo de preparación, sólo hay que tener paciencia mientras la masa reposa en la heladera. Y con la ventaja de poder variarlas a gusto cambiando el sabor de la mermelada. 

 

 

Lo que llevan:

manteca blanda, 150 GRAMOS
azúcar, 150 GRAMOS
esencia de almendras, UNAS GOTITAS
huevo, 1
harina. 200 GRAMOS, APROXIMADAMENTE
almendras molidas, 50 GRAMOS.



Varios:

mermelada espesa de frutillas (u otro gusto), CANTIDAD NECESARIA.

 

 

1- Ponga los 150 gramos de manteca blanda y los 150 gramos de azúcar en un bol mediano. Bata ambos ingredientes con el batidor de alambre o eléctrico hasta convertirlos en una crema espesita. Agregue unas gotitas de esencia de almendra y el huevo, y vuelva a mezclar bien con el batidor toda la preparación. Ahora, sígame al siguiente paso... 

 



2- Incorpore los 200 gramos de harina y las almendras molidas. Una los ingredientes con la cuchara de madera o con las manos hasta obtener una masa de buena textura, compacta ¡bah! Luego envuélvala en una bolsita o en papel film y estaciónela en la heladera unas 2 horas, hasta que tenga la consistencia suficiente para ser estirada.

 


3- Cuando la masa esté lista y en condiciones de ser trabajada, vaya a buscar el palo de amasar y estírela por partes sobre la mesa enharinada. Despéguela de la superficie respectiva usando una espátula, y luego recórtela en discos del tamaño que quiera hacer las masitas. A mí me gustan de aproximadamente 5 o 6 centímetros de diámetro.

 



4- Con un cortapastas chiquito en forma de corazón perfore la mitad de los discos (deje los otros sin perforar). Distribúyalos sobre placas enmantecadas y enharinadas y cocínelos en horno caliente hasta que estén suavemente dorados (calcule 5 minutos, aproximadamente). Levántelos con una espátula y apóyelos sobre una superficie plana.

 



5-Unte la parte central de los discos lisos con una buena porción de mermelada de frutillas (o la que usted prefiera o tenga más a mano en la alacena). Tape la mermelada con un disco perforado y presione levemente para que asome la mermelada. Siga cocinando y armando así todas las galletitas... y llame para que se asomen los invitados. ¡Glup!