martes, 18 de agosto de 2015

Bollitos de queso




1)      Ponga sobre la mesa 200 gramos de harina leudante, 1 cucharadita de sal, otra de pimienta (o menos… ¡bah!), 100 gramos de queso rallado y 100 gramos de manteca fría.
2)      Corte todo con dos cuchillos hasta que la manteca se convierta en granitos.
3)      Coloque el granulado en un bol y agréguele de a poco 1 ó 2 huevos batidos (depende de las ganas que haya tenido la gallina de lucirse…) mientras revuelve con un tenedor hasta unir todo en un bollo. (Si sobra huevo, resérvelo).
4)      Coloque la masa un rato en la heladera hasta que tome consistencia.
5)      Moldéela en forma de pancitos diminutos, colóquelos en una placa enmantecada y enharinada y haga a cada uno dos cortes en la panza.
6)      Pínteles la frente con huevo batido, espolvoréelos con semillas de amapola o comino… ¡o nada! y cocínelos en horno caliente hasta que estén apenas doraditos. Una vez fríos, rellénelos a gusto.