viernes, 8 de mayo de 2015

Espárragos a la parmesana




INGREDIENTES

(para 6 porciones…¡y quedarse con hambre!)

Espárragos verdes o blancos, 2 atados
Manteca, 100 gramos
Queso rallado, 150 gramos (parmesano, por supu…)
Pimienta negra, recién molida, a gusto


PREPARACION

  1. Corte a los espárragos la parte dura y deséchelos.
  2. Lávelos cuidadosamente, como cuando manipula su lápiz delineador de ojos (en cuanto uno se descuida… ¡zas! ¡Adiós puntas! Y, que yo sepa, todavía no se inventaron los sacapuntas para espárragos…).
  3. Hiérvalos al vapor, hasta que estén tiernos. Si no posee ese aparato doble-ancho llamado “vaporiera”… colóquelos bien alineaditos en una cacerola y hiérvalos en agua con sal hasta que, al pincharlos con un tenedor, estén para comérselos.
  4. Escurra los espárragos y distribúyalos en una fuente, con las puntitas mirando para el mismo lado (el “mismo lado” puede ser el centro de una fuente redonda…).
  5. Cubra las puntas de los espárragos (y algo más del tallo) con el queso rallado sazonado con la pimienta.
  6. Derrita la manteca hasta que tome color avellana.
  7. Vuélquela, caliente, sobre el queso rallado.
  8. Coloque la fuente unos segundos en el grill (o en la parte más alta del horno… ¡bah!) para gratinarlos. Sirva enseguida.


Versión 2:


1.       Coloque 2 atados de espárragos ya cocidos y escurridos (calientes) bien alineados en una fuente.
2.       Cubra las puntas con abundante queso tipo Parmesano, rallado.
3.       Espolvoree con un poquito de pimienta negra (si puede o quiere) y vierta sobre el queso 150 gramos de manteca derretida a punto de color “avellana” (noisette), bien caliente. Si tiene prohibida la manteca… use margarina. Y si tiene prohibido el queso rallado… ¡olvídese de esta fórmula!