jueves, 26 de febrero de 2015

Flan de coco con crema



 

A veces descubrimos recetas simples, tan simples... ¡que nos parece imposible que cosechen aplausos! Esta fórmula de flan de coco es realmente sorprendente, por fácil y sabrosa, y me recuerda una frase de Foulée: "Simplificar: he aquí el principal secreto de la enseñanza". 

 

 

 

Lo que lleva:

 
leche. 1 LITRO

azúcar. 200 GRAMOS

huevos. 6

coco rallado. 3 CUCHARADAS PANZONAS

esencia de vainilla. 1 CUCHARADITA



Varios:

azúcar. 3/4 DE TAZA (PARA ACARAMELAR EL MOLDE)

crema chantillí y alguna frutita roja. PARA DECORAR

flanera. 1, DE 22 CENTIMETROS DE DIAMETRO

 



PASO 1 - 3 MINUTOS

Coloque los 3/4 de taza de azúcar en una sartén. Póngala sobre fuego fuerte hasta que el azúcar comience a fundirse. Mezcle con cuchara de metal hasta que el azúcar se funda. Viértalo en la flanera y, con mucho cuidado para no quemarse, haga rotar el molde hasta acaramelar todo el interior.

 

 



PASO 2 - 33 MINUTOS

Vierta la leche en una cacerola. Agréguele el azúcar y mezcle. Coloque la cacerola sobre la hornalla encendida y hágala hervir sobre fuego suave durante 1/2 hora, aproximadamente, o hasta que tome la densidad de un almíbar livianito y de color cremita claro (¡usted me entiende...!). Reserve.

 

 



PASO 3 - 35 MINUTOS

Casque los huevos y separe las yemas de las claras como usted sabe. Reserve las claras para otra preparación. Tamice las yemas en un bol y mézclelas continuamente con batidor o con cuchara de madera, mientras les va incorporando de a poco el almíbar de leche que hicimos en el paso 2.

 

 



PASO 4 - 40 MINUTOS

Agregue a la mezcla las tres cucharadas de coco rallado y mezcle con el batidor hasta incorporarlo bien. Perfume con esencia de vainilla y vierta en la budinera acaramelada. Prepare una cacerola que pueda ir al horno (o una tortera), más grande que la budinera, y póngale un poco de agua.

 

 



PASO 5 - 100 MINUTOS

Coloque la budinera a bañomaría. Cocine el flan en el horno, aproximadamente 1 hora (o hasta que, al clavarle una brochette, salga sin adherencias). Cuando esté listo, retírelo y déjelo enfriar muy bien. Desmolde en una fuente y adórnelo con crema chantillí y alguna frutita roja... o verde, o naranja.