lunes, 9 de febrero de 2015

Disfrazado de matambre



Un plato especial con carne picada

            A veces nos vemos obligadas a cocinar sin desviar la vista de nuestro monedero. Es entonces cuando nuestra fantasía se enciende y sacamos de la nada un mundo. Bueno… ¡bah! En este caso, ¡un matambre así de grande, hecho tan sólo con 3 tazas y media de carne picada! ¿Qué dice? ¿Que esto es un “rollo” y no otra cosa? “hacemos lo que nos obliga a hacer la necesidad y a eso le damos bellos nombres”… ¡Le juro que lo dijo Emerson!... ¡Glup!


  1. Mezcle 1 taza de carne de cerdo picada y sin nada de grasa (4 costillitas… ¡bah!), 2 y ½ tazas de nalga picada (también desgrasada), 2 cebollas picadísimas y rehogadas en 2 cucharadas de manteca o margarina, 1 cucharada de perejil picadito, 50 gramos de queso rallado, 4 dientes de ajo triturados y 2 claras sin batir.
  2. Sazone la mezcla con sal, pimienta y nuez moscada.
  3. Mézclela con las manos (¡ajjj!) hasta que todos los ingredientes estén bien distribuidos.
  4. Aparte, lave 3 atados de espinacas y cocínelas con el mínimo posible de agua. Escúrralas, exprímalas con todas sus fuerzas (llame a su suegra, si hiciera falta…) y píquelas finamente.
  5. Ponga la espinaca picada en un bol y mézclele 2 cucharadas de hongos secos remojados en agua tibia, escurridos y picaditos, 50 gramos de queso rallado y 1 cebollita picada y rehogada. Sazone con sal, pimienta y nuez moscada.

ARMADO Y COCCION

  1. Extienda un papel sobre la mesa y espolvoréelo con pan rallado.
  2. Vuelque en el centro la pasta de carne y, cuidadosamente, aplástela con una espátula humedecida en agua (para que no se pegotee) dándole forma rectangular y un espesor de 2 cm. (Emparéjele los bordes con unos buenos cachetazos…).
  3. Vierta la preparación de espinacas en el centro de la carne y extiéndala en forma pareja. (Yo, para enriquecerlo más, cubrí las espinacas con tiras de morrones al natural: ¡una latita, nomás!).
  4. Espolvoree todo con 1 cucharada de gelatina en polvo sin sabor.
  5. Enrolle la carne por el lado mas largo, ayudándose con el papel como si armara un “Strudel”…
  6. Deslice el arrollado gigante sobre una placa para horno bien aceitada. Rocíe el rollo con aceite y cocínelo en horno caliente una hora o hasta que esté bien doradito.
  7. Sírvalo caliente, con salsa de tomates, papas fritas, puré… ¡o lo que quiera! O sírvalo frío, con mayonesa o ensalada.