sábado, 5 de abril de 2014

Torta helada de cerezas





En cuanto aparecen las cerezas, Carlos (el mío) me enloquece para que le haga la torta que me enseñó a hacer Doña Margarita. Y como tengo el “sí flojito”… ¡ahí va! Bata 6 yemas con 6 cucharadas de azúcar y, cuando estén cremosas, agréguele 150 gramos de chocolate derretido en el horno, 6 claras batidas a nieve y sólo 2 cucharadas de harina común. Vierta la pasta en una asadera enmantecada y enharinada de modo que quede de 3cm de espesor y cocínela en horno moderado hasta que esté a punto, pero húmeda. Desmóldela, córtela en dos a lo largo y ármela así: una capa de masa rociada con licor Cherry, una capa de crema chantilly; una capa de cerezas descarozadas y azucaradas; otra capa de torta. Y en la superficie: otra capa de chantilly, un borde de dos hileras de cerezas descarozadas y, en el centro, rulos de chocolate o chocolate en rama. Así las cosas, mande la torta al congelador… ¡hasta que parezca un postre helado! ¿Y qué es sino? ¡Glup! ¡Glup! ¡Glup!