sábado, 12 de abril de 2014

Enroscaditas







La hora del mate

Dulces para picar, mientras se charla de la vida. Obviamente.

Ingredientes

Harina, 200g
Huevo, 1
Aceite, 2 cucharadas y cantidad extra para freír
Sal, un poquitito así
Agua, c/n

Almíbar

Azúcar, ½ kg
Limón, una tira de cascarita sin la piel blanca
Agua, c/n

Preparación

1.       Ponga la harina sobre la mesa y hágale un hueco en el centro. Coloque allí el huevo, el aceite y la sal. Una los ingredientes mientras simultáneamente le agrega de a poco agua fría hasta unir todo en una masa blanda que no se pegotee. Amásela sobre la mesa (agregando más harina o agua si fuera necesario) hasta obtenerla suave y elástica. Tápela y déjela descansar sobre la mesa ½ hora.
2.       Pasado ese tiempo, estire la masa por partes, sobre la mesa enharinada, dejándola lo más fina posible. Recórtela en tiras de 25 cm de largo por 5 cm de ancho aproximadamente (una los recortes y siga haciendo más tiras). Caliente abundante aceite en una cacerola. Pinche con un tenedor un extremo de una tira de masa, sumérjalo en el aceite caliente mientras con la otra mano sujeta el extremo de dicha tira. Simultáneamente, vaya enroscando la tira con el tenedor formando una espiral.
3.       Suelte el tenedor y deje que la espiral siga cocinándose hasta dorar. Con la misma técnica fría las otras tiras. Escurra las espirales y apóyelas sobre papel absorbente.
4.       Para el almibar, coloque el azúcar en una cacerola junto con la cascarita de limón. Vierta en la cacerola agua hasta sobrepasar un milímetro del nivel del azúcar. Coloque sobre fuego fuerte y deje hervir el almíbar hasta que tome punto de hilo fuerte (10 minutos, aproximadamente). Cuando logre el punto del almíbar, retire la cacerola del fuego. Ponga las “enroscaditas” en una fuente y rocíelas abundantemente con el almibar. ¿Qué espera para preparar el mate…?


Dificultad:

La espiral se forma sobre el aceite caliente. ¡Cuidado con los deditos!

Tip:

Colóquelas en una fuente, sin encimarlas, antes de verter el almíbar, para que no se pegoteen.