miércoles, 23 de abril de 2014

Omelette de pollo




Ingredientes (para 1 porción)

Huevos, 2
Agua, leche, crema o queso crema tamizado, 1 cucharada
Sal y pimienta a gusto
Manteca, 1 cucharada
Relleno, a gusto

Preparación
  1. Bata los huevos con el agua, la leche, la crema o el queso crema, hasta que la clara no se note. Evite hacer espuma. Sazone el batido con sal y pimienta gusto.
  2. Derrita la manteca en una sartencita de tamaño adecuado. Ojo: la manteca debe cubrir totalmente el fondo de la sartén. Si erró la medida (las cucharas de ahora no son como las del tiempo de mi abuela...), agregue un poco más.
  3. Cuando la manteca esté bien caliente pero no quemada, eche de golpe el batido de huevos y baje el fuego a moderado.
  4. Cocine la omelette ladeando la sartén de un lado y otro para que se cocine en forma pareja. Al mismo tiempo, con una espátula, levante los bordes de la omelette para que el batido escurra al fondo y se cocine más rápidamente.
  5. Cuando la superficie de la omelette se note húmeda-pero no seca-acomode sobre la mitad de la superficie el relleno elegido, dóblela y deslícela sobre un plato precalentado. Sirva enseguida, desnuda (la omelette, se entiende...) o adornándola con lo que se le ocurra.
Relleno de pollo
  1. Busque en la heladera las patas de pollo que nadie quiso comer (o muslos o alas, según las manías de cada familia), quíteles la piel y despréndales la carne.
  2. Procese la carne de pollo (yo la piqué con la cuchilla) junto con una cebolla picada y rehogada en manteca, 1 cucharadita de perejil picado y ½ taza de salsa blanca tipo pegote.
  3. Mézclele un poco de apio picadito o morrones, si están baratos, y sazone con todo: sal, pimienta, nuez moscada y queso.
  4. Rellene con esto las omelettes.  Caliente bien.
Glup!