jueves, 1 de agosto de 2013

Uvas en conserva






Y aprovechando la transición entre el verano y el otoño, compraré las últimas uvas dulcísimas para guardarlas, como hacía mamá, en un frasco de boca ancha, espolvoreadas con azúcar y cubiertas con aguardiente, u otra bebida blanca. Recuerdo que la etiqueta del frasco decía: ¡prohibido probar de aquí a 2 meses!