martes, 6 de agosto de 2013

Tarta de manzanas al ron



Una masa casera cubierta de tajaditas de manzana espolvoreadas con azúcar y pasas de uva remojadas en licor. Se cubre con una mezcla de huevo y crema de leche, y al horno. Un postre rico y liviano.

Ingredientes

Masa

100g de manteca blanda
3 cucharadas de azúcar impalpable
2 yemas
Cantidad necesaria de harina

Relleno

1/3 de taza de bizcochos dulces secos (tipo tostadas) pulverizados
2 cucharadas de manteca derretida
1 kg de manzanas peladas y cortadas en tajadas finitas
8 cucharadas de azúcar
100g de pasas de uva sin semillas
6 cucharadas de ron (o cognac o whisky)
1 huevo
1 yema
250g de crema de leche

Preparación

1.       Mezcle en un bol la manteca, el azúcar impalpable y las yemas hasta obtener una pasta.
2.       Agréguele de a poco harina, mientras mezcla hasta unir todo en un bollo tierno, que no se pegotee. Termine de unirlo sobre la mesa enharinada.
3.       Estire la masa bien finita y forre con ella una tartera profunda desarmable, previamente enmantecada y enharinada.
4.       Pinche la masa totalmente con un tenedor y cocínela a blanco en horno caliente. Retire del horno pero no la desmolde. Reserve.
5.       Rellene 2/3 de la tarta con las tajaditas de manzana.
6.       Remoje las pasas en 3 cucharadas de ron (o el licor elegido).
7.       Espolvoree las manzanas con 3 cucharadas de azúcar.
8.       Distribuya sobre ellas las pasas de uva con todo su juguito (¡hic!).
9.       Bata el huevo y la yema con las 3 cucharadas de azúcar y las 3 de ron restantes, y únales la crema.
10.   Vierta esta mezcla cuidadosamente sobre el relleno de la tarta, tratando de distribuirlo en forma pareja.
11.   Cocine la tarta así armada en horno moderado hasta que el relleno esté firme como un flan. Retire, entibie y enfríe en la heladera.
12.   Luego quítele el aro lateral al molde, deslice la tarta sobre una fuente… ¡y a devorarla sin culpa!

El secretito de la semana

La tarta de manzanas debe cocinarse en una tartera profunda desarmable y desmoldarse recién cuando esté bien fría, pues el relleno tendrá la consistencia de un flan.