martes, 13 de agosto de 2013

Guisito "a la chasseur"


  
¿Una solución “a dos puntas” para afrontar el invierno? Pasarse un largo rato al lado del fuego vigilando la cocción de un guisito simple (cuanto más lenta y prolongada sea la cocción, mejores serán los resultados); o poner dentro de la olla todas las calorías codiciadas para abrigarnos placenteramente. ¿Cuál elige…? “Adivina, si puedes; y elige, si te atreves…” (Corneille). ¡Glup!


·         Gusito “a la chasseur”


1.       Derrita 2 cucharadas de manteca y 1 de aceite y dore en esta mezcla 1 kilo de carnaza de ternera, bien desengrasada, cortada en cubitos. Agréguele 6 cebollitas de verdeo (parte verde solamente) bien picadita y 250 gramos de champiñones frescos chiquitos (o grandes, cortados en tajaditas).
2.       Tape la cacerola, baje el fuego y espere a que los champiñones suelten el agüita que contienen. Espolvoréelos con 1 cucharada de harina, mezcle y mójelos con 1 taza de vino blanco seco y 1 taza de agua. Agregue en la cacerola 2 cubitos de caldo de verduras, desmenuzados, 1 hoja de laurel y 300 gramos de zanahorias “noisette”, cocidas.
3.       Cocine a fuego mínimo (que la preparación apenas “borbotee”), echando de a ratos chorritos de agua, hasta que la carne esté tierna. Pruebe y rectifique – o no – el sazonamiento; mézclele 1 cucharada de perejil picadísimo y sirva con guarnición de papitas al natural espolvoreadas con perejil. (¡¡¡Otra vez!!!)