sábado, 21 de noviembre de 2015

Tarta ultra fácil





De masa sabrosa y bien decorada, esta semana Blanca Cotta propone hacer tartas inolvidables con sabor a nostalgia.

Me puse a regar el jardín y apenas cayó el agua sobre la menta, se embalsamó el ambiente. Es curioso. La riego, y es como si me respondiera, como si quisiera hablarme. Toda la noche se llena con su aroma. Un aroma especial que, sin duda, ya he vivido hace tiempo y me recuerda épocas pasadas.

Cierro los ojos y me veo acurrucada junto a papá, que está en el jardín, en una reposera, contemplando el cielo estrellado. Me parece escucharlo divagar sobre la vida ET y las posibilidades de llegar a la Luna. Yo lo escucho, pero estoy a la pesca de ver correr una estrella fugaz (dicen que trae suerte). Pasaron montones de años. El cielo está estrellado como en los viejos tiempos, el hombre llegó a la Luna pero ya no busco estrellas errantes. Sin embargo, aprendí lo que significa la palabra “suerte”. Tal vez hoy lo sea para mí regar una mata de menta y poder gozar con mis recuerdos. Vuelvo a la realidad.


Esta semana le propongo tartas sencillas. Puede comprar la masa o hacerla, de acuerdo a su gusto (y ganas de cocinar). Eso sí, una vez que las saque del horno y se enfríen, adórnelas con rodajitas de aceitunas rellenas, recortes de morrón, abanicos de pepinitos... ¡Usted elige!


Relleno para todos los gustos

Relleno de puerro y cebollas

1. Rehogue 3 puerros, 2 cebollas y 2 dientes de ajo en manteca.
2. Condimente y rellene una tarta pre cocida a blanco. Cúbrala con un batido hecho con 200 gramos de crema de leche, 4 huevos y 100 gramos de queso rallado.
3. Cocine hasta dorar.


Relleno de alcauciles y queso

1. Rellene una masa de tarta cruda con alcauciles cocidos picaditos.
2. Cúbralos con queso fresco en daditos.
3. Bata 5 huevos con 1/2 taza de queso rallado, 1 cucharada de perejil picado y 1 diente de ajo picadito.
4. Vierta sobre los alcauciles y cocine en horno moderado.