viernes, 23 de mayo de 2014

Torta de avellanas o almendras


INGREDIENTES

MASA

Almendras (o avellanas) tostadas y molidas, 200 gramos
Azúcar, 200 gramos
Harina, 200 gramos
Manteca, 200 gramos

RELLENO

Crema de leche, 200 gramos
Dulce de leche, 350 gramos
Esencia de vainilla, 1 cucharadita
Cacao amargo, 2 cucharadas
Almendras licuadas (o avellanas), 100 gramos

VARIOS

Crema chantilly, merenguitos y frutas secas y glasé, para decorar (si quiere…)

PREPARACION

MASA

  1. Ponga sobre la mesa las almendras molidas (o avellanas), el azúcar, la harina y la manteca.
  2. Amase todo con las manos hasta que el calor de estas ablande la manteca y pueda unir todo en un bollo compacto.
  3. Amase el bollo dándole forma de rollo gordo y córtelo en 4 rodajas.
  4. Estire cada  rodaja por separado sobre  hojas de papel blanco enharinado, dejándolas de ½ cm de espesor y con forma de disco (¡Ruegue a todos los santos que los discos le salgan de igual tamaño!)
  5. Apoye las hojas (con sus correspondientes discos de masa) sobre placas limpias y cocínelos en horno suave, hasta que estén sequitos y apenas dorados. Retire las hojas de la placa (sin sacarle los discos) y déjelos así, sobre una superficie lisa, hasta el día siguiente.
  6. Al día siguiente… despegue cuidadosamente los discos del papel y arme la torta de este modo:

RELLENO Y ARMADO

  1. Ponga en un bol los 200 gramos de crema de leche, el dulce de leche, el cacao amargo y las almendras licuadas (o avellanas).
  2. Bata todo junto hasta que espese como chantilly.
  3. Perfume con la esencia.
  4. Para armar la torta, coloque uno de los discos sobre la fuente donde la piensa presentar.
  5. Unte el disco con 1/3 de la crema de cacao. Tape con una capa finita de chantilly.
  6. Cubra el chantilly con otro disco de masa.
  7. Úntelo con otro 1/3 de la crema de cacao y otra capa finita de chantilly.
  8. Repita la operación.
  9. Cubra la superficie con una capa finita de chantilly. Decore los bordes con los merenguitos; y el centro con un puñado de avellanas y almendras (¡o lo que se le ocurra!).

Nota: Con la misma masa puede armar infinidad de fantasías, variando a gusto los rellenos, cubiertas y decoración.