domingo, 4 de mayo de 2014

Galletitas... ¡Hasta mañana!



Son las famosas galletitas refrigeradas de la cocina norteamericana. Usted prepara la masa, le da forma cilíndrica y la envuelve en algún papel de cocina. Luego la lleva a la heladera hasta el día siguiente (o hasta cuando tenga ganas), la corta en rodajitas, las hornea y... ¡una maravilla!


Ingredientes:

harina 1 y ½ tazas
bicarbonato de sodio ½ cucharadita
sal ½ cucharadita
cacao ½ taza
manteca blanda o margarina ídem ½ taza
esencia de vainilla 1 cucharadita
azúcar negra, bien prensada 1 taza (o mitad negra y mitad blanca)
huevo 1
coco rallado ¾ de taza
papel film o aluminio cantidad necesaria
placa enmantecada y enharinada


Preparación:

PASO 1 (5 minutos)

Tamice en un bol la harina indicada junto con la media cucharadita de bicarbonato de sodio, la sal y el cacao. Reserve hasta utilizar. En un bol aparte, bata la manteca blanda (recuerde retirarla un rato antes de la heladera) con la taza de azúcar negra (o la mezcla de azúcares) hasta obtener una crema. Unale la cucharadita de esencia de vainilla.

PASO 2 (10 minutos)

Agregue el huevo al batido anterior (el de manteca y azúcar) y bata nuevamente hasta obtener una mezcla bien cremosa. Añádale la harina que tamizamos con el bicarbonato, la sal y el cacao y mezcle muy bien para evitar grumos. Por último incorpore a la preparación el coco rallado y vuelva a mezclar para distribuirlo de manera homogénea.

PASO 3 (15 minutos) 

Amase con todas sus fuerzas los ingredientes que están en el bol hasta unir todo en un bollo: debe resultar pesado y húmedo. Vuelque el bollo sobre la mesa apenas enharinada y divida la masa en dos trozos iguales. Amase cada parte dándole forma cilíndrica. El diámetro depende de la medida que usted quiera darle a las galletitas.

PASO 4 (20 minutos)

Envuelva por separado cada rollo de masa en un pliego de papel film o papel aluminio. Cierre bien los extremos del papel, acomode los rollitos en una fuente y estaciónelos en la heladera hasta el día siguiente, o hasta que la masa tome la consistencia necesaria para ser cortada en rodajas con un cuchillo. Ese tiempo no está contemplado en el reloj.

PASO 5 (30 minutos)

Retire un rollo de la heladera, quítele el papel y corte la masa en rodajas finas. Distribúyalas, separadas entre sí, sobre placas ligeramente untadas con manteca y enharinadas. Cocínelas en horno caliente de 5 a 7 minutos, hasta que se inflen un poco y la superficie esté sequita pero sin dorar. Retírelas, apóyelas sobre una superficie plana y... ¡Glup!