viernes, 9 de mayo de 2014

Copa de frutillas


Ahora le cuento la última copa de frutillas que hice aprovechando esas frutillas de oferta – chiquitas y duras – que son realmente un descubrimiento para la cocina. Ponga en la batidora 1 ½ taza de frutillas limpias junto con ½ taza de azúcar y 1 clara. Y cuando todo esté convertido en una espuma, mezcle 1 pote de yogur entero con frutillas serenísimas y ponga a congelar. Mientras tanto haga una mermelada con 2 tazas de frutillas limpias (siempre las chiquitas y duras, ¿eh?), ¾ de taza de azúcar y el jugo de ½ limón. Cuando el almíbar este espesito, retire y enfríe. Entonces arme las copas así: en el fondo, dos bochas de helado de frutilla; sobre estas, una buena porción de crema chantilly; y sobre esta… ¡una cucharada chorreante de la mermelada de frutillas enteras!