martes, 16 de febrero de 2010

Matambre de pollo





Frío o caliente

Una receta para comer de cualquier forma: como plato principal o de entrada

Ingredientes

Pollo deshuesado, 1
Sal, pimienta y ají molido, c/n
Ajo, 2 dientes picados (rehogados en manteca)
Miga de pan remojada en leche, exprimida y picada, 2 tazas
Huevos duros, 3
Queso rallado, ½ taza
Perejil picado, 1 cucharada
Cebolla picada, frita en manteca, 1
Huevo batido, 1
Nuez moscada, a gusto
Morrones, 3
Manteca, c/n
Caldo, c/n

Preparación

1.       Lave bien el pollo bajo el chorro de la canilla. Ábralo haciéndole una incisión en la espalda a lo largo, desde el cogote hasta la rabadilla. Extiéndalo sobre la mesa y sazónelo con sal, pimienta y ají molido. Deseche el exceso de grasa y déjele la piel. Déle forma de rectángulo y apóyelo con la piel hacia abajo. Reserve. Coloque en un bol la miga de pan remojada en leche y picadita junto con los tres huevos duros previamente tamizados. Incorpore el queso rallado, la cebolla frita, el perejil y el ajo rehogado en manteca. Mezcle bien.
2.       Ligue todos los ingredientes con el huevo batido y sazone a gusto con sal, pimienta y nuez moscada.
Extienda el relleno, en forma pareja, sobre el rectángulo de pollo. Lave los morrones, córtelos primero en tiras, desechando la nervadura blanca, y luego en cuadraditos. Cubra el relleno con los cuadraditos de morrón.
3.       Envuelva el relleno con el rectángulo de pollo, formando un cilindro. Cosa todos los bordes libres. Átelo con un piolín, como si fuera un matambre, para que mantenga su forma durante la cocción. Unte el pollo exteriormente con manteca, colóquelo en una asadera junto con ½ taza de caldo y cocine en horno moderado hasta que este cocido y crocante. (Si fuera necesario, eche chorritos de caldo en la asadera durante la cocción).
4.       Sirva caliente o frío, cortado en rodajas y acompañado con ensaladas de la estación.


Dificultad:

Lograr que el matambre tenga buena forma y parezca… ¡un matambre!

Tip:

El horno no debe estar muy caliente para evitar que se “arrebate” por fuera y darle tiempo a que se cocine bien por dentro.