domingo, 14 de febrero de 2010

Cuadrados vieneses





  1. Divida la masa en dos partes y de a cada una forma de rollo.
  2. Apoye un rollo en el centro de una asadera enmantecada y enharinada y, con un vaso, estírela en forma rectangular.
  3. Cubra el rectángulo con 3 manzanas peladas, cortadas en tajaditas transparentes, rociadas con jugo de limón y mezcladas con ralladura de limón y pasas.
  4. Estire el otro rollo de masa sobre un papel enharinado, dándole forma rectangular y la misma medida que el anterior.
  5. Invierta el papel sobre el relleno a fin de taparlo con la masa. Presione bien los bordes ¡quedará espantoso! Cocínelo en horno bien caliente hasta que esté doradito. ¡Seguirá espantoso igual! Enfríelo.
  6. Bata 125 gramos de azúcar impalpable con el jugo de 1 limón.
  7. Cubra con esta pasta toda la superficie del rectángulo. Vaya a ver la telenovela (tiempo suficiente para que el baño se seque y quede increíblemente lustroso).
  8. Corte y deseche los bordes del rectángulo. Divida a este en cuadrados, acomódelos en fuentes y… ¿vio cómo ahora parecen de confitería? ¡Glup!