miércoles, 28 de octubre de 2015

Torta húmeda de nueces






La preparación es simple, pero tiene sus secretos. La decoración le agrega sabores diferentes: primero recibe una capa de mermelada de damascos y luego, merengue.


Ingredientes

Yemas, 8
Azúcar, 150g
Alcohol, 1 cucharada
Harina, 3 cucharadas
Nueces molidas, 150g
Claras a nieve, 8
Mermelada de damascos, cantidad necesaria
Claras, 4
Azúcar, 12 cucharadas
Azúcar impalpable tamizada, 2 cucharadas

1.Bata las yemas con el azúcar hasta que la mezcla esté bien cremosa.
2.Una a la mezcla anterior la harina previamente tamizada.
3.Agregue el alcohol y las nueces molidas.
4.Únale las claras batidas y mezcle todo con movimientos envolventes.
5.Vierta la mezcla en un molde de tamaño adecuado, previamente enmantecado y enharinado.
6. Cocine la torta en horno moderado, unos 30 minutos. Desmóldela sobre rejilla y deje enfriar.
7. Para preparar el merengue, bata las claras a punto de nieve.
8. Agrégueles las 12 cucharadas de azúcar, de a una cucharadita por vez, mientras continúa batiendo hasta incorporarla toda.
9. Siga batiendo hasta que el merengue haga picos duros.
10.                 Unte la superficie de la torta con una capa fina de mermelada de damasco (o de dulce de leche).
11.                 Ponga el merengue en una manga con boquilla de picos. Cubra totalmente la mermelada con copitos de merengue.
12.                Espolvoree el merengue con el azúcar impalpable tamizada. Coloque la torta en horno bien caliente hasta que los piquitos de merengue se doren.


Secretos

Para que las claras puedan batirse bien a punto de nieve, el bol donde se baten no debe tener ni una gotita de grasa, y las claras ni una gotita de yema. ¿La razón? Porque la yema de huevo tiene una enzima antiespumante que haría fracasar el batido.

Para comprobar el punto de nieve de las claras, tome un cuchillo no dentado y “corte” con él las claras: al retirarlo la hoja del cuchillo debe salir limpia.

Para una infusión de café bien fuerte, coloque un pocillo de café molido en una cacerolita, vierta sobre el 2 pocillos de agua hirviendo, deje reposar 5 minutos y filtre (o recurra al café instántaneo sin diluir, agregado a su gusto). 


Las almendras fileteadas se hacen así: sumerja las almendras en agua hirviendo 5 minutos. Escúrralas y despréndales la cascarita marrón. Luego, con un cuchillito filoso no dentado, córtelas verticalmente en 2 ó 3 láminas. No serán tan finitas como las que se compran... ¡pero la ayudarán a salir del paso!